Mi pareja quiere dejarlo ¿qué hago?

> > >

Compartir

Una relación se puede desgastar por el paso del tiempo o por algún problema que haya surgido, ya sea comunicación deteriorada, disparidad de perspectiva de vida, infidelidad, etcétera. Y es difícil aceptar que pronto llegará a su fin. Pero hay otras ocasiones, en las que solo una de las dos personas de la pareja la quiere dar por terminada. Puede que incluso, sea más costoso asumirlo si sigues queriéndola.

Una ruptura requiere un cambio de mentalidad. Es complicado reconocer que todo tiene un final, y más si sigues incapaz de verlo. Estabas tan enamorado que no habías percibido las señales o no fuiste capaz de interpretarlas.

La mayoría de estas personas tratan por todos los medios de forma desesperada de convencer a la pareja de volver argumentando por qué merecen una segunda oportunidad. A pesar de ello, si la decisión ya es definitiva no habrá vuelta atrás y lo único que te facilitará el proceso de asimilación es el tiempo.

Lo primero una vez recibida la noticia es conservar la calma y evitar dejarse llevar por los impulsos. Ahora, una vez conseguido esto hay que examinar las razones que le llevaron a la pareja a finalizar la relación. Una buena forma de averiguarlo es reuniéndote de nuevo con esa persona para comprenderlo, si ella accede.

Cómo saber si la relación va a terminar

Una relación que es estable no acaba por una discusión o de un día para otro. Pero en cambio, si es inestable sí. Así que lo primero que se debe hacer es calificar la relación, si se consideran como pareja, si pasan una época de distanciamiento… Si es el segundo caso, no vale la pena ver que sucedió.

Los siguientes tres aspectos, que definirán si el vínculo es fuerte, o si por el contrario ya hay signos de debilitamiento, sirven como señales que anuncian que una relación se va a acabar:

– El compromiso: si no hay interés por la vida de la otra persona, no se guarda tiempo para pasarlo con ella o no se le escucha son señales de que la relación terminará.

– La intimidad: comunicarse, confiar en el otro, etc. Si está quebrantado, no refleja que vaya por buen camino.

– La pasión: las demostraciones físicas de afecto, una sexualidad sana y satisfactoria para los dos.

Si alguno de esos aspectos se ve afectado, la mejor opción es reconocer el hecho de que todo ha terminado. Si ya se ha llegado a tal punto de desgaste, será complicado encontrar soluciones.

¿Cómo afrontar la ruptura de pareja?

Si uno de los dos ha decidido dar el paso, hay que asumirlo cuanto antes y de la mejor forma posible.

1. Escucha lo que te ha dicho al respecto o lo que te tiene que decir.

Antes de imaginarte las posibles causas debes atender a las explicaciones del otro. Puede que no veas al realidad como él pero son sus percepciones sus motivaciones. Por eso, sirve de poco debatir o persuadir.

2. Si no te queda del todo claro, pregúntale.

Siempre con tranquilidad. Puede que no estés de acuerdo con sus contestaciones y su forma de pensar pero cada uno da una forma determinada a lo que vive.

3. Haz que conozca tus propuestas.

Si su decisión no tiene vuelta atrás debes respetar su postura, no sirve para nada intentar convencerle, ni pedirle otra oportunidad. Deben elegirte desde la libertad no por pena, culpabilidad o insistencia.

Y si no está decidido al 100 % sugiere soluciones. Una de ella puede ser ir a terapia de pareja. Pero no debes insistir, la decisión debe ser conjunta.

4. Sé proactivo.

Da un paso más y valórate a ti mismo en esa relación. Si te gustabas a ti mismo en ese vínculo, qué es lo que se estaba perdiendo, cuáles eran los puntos débiles de los dos… Valora tu relación y decide, independientemente de lo que el otro haga.

¿Qué pasa si no se puede hacer nada por salvar la relación?

Si uno no deja de insistir en que quiere terminar, no hay nada que hacer. Aunque no hayas terminado de comprender las razones por las que se ha terminado o pienses que se ha equivocado, no fuerces la permanencia de la relación, lo único que se conseguirá es deteriorar el vínculo.

Ahora es el momento de centrarse en uno mismo y no culparse por lo que se crea haber hecho mal. Solo hay que preocuparse por cuidarse y pasar el tiempo haciendo cosas que te gusten. Puedes retomar amistades, actualiza tu rutina.

Cómo salir reforzado de la relación

Una vez que ya se ha asumido que no se va a volver a retomar la relación de pareja, hay que centrarse en uno mismo y sobrellevarlo de la mejor manera posible.

  1. Olvídate de esa persona.

Es necesaria la distancia una vez finalizada la relación. No te sentirás tentado de pedir una segunda oportunidad y con el alejamiento reducirás la sensación de dolor que sentirías si al vieses a menudo. Cuando ya haya pasado suficiente tiempo para sanarte podrás decidir si retomas el contacto.

  1. Busca ayuda y acude a terapia psicológica si es necesario.

Tu familia y amigos podrá ayudarte en este bache. Pero si sigues necesitando de más apoyo opta por ir a terapia, allí te darán herramientas para que este camino no sea tan duro. En Siquia te ayudamos a dar el paso con una sesión de terapia online gratuita. Déjanos tu consulta y te contactamos. 

Terapias que pueden serte útiles

Imagen de Cristina Pérez
Sobre Cristina Pérez Cristina Pérez (Núm. Colegiado: CM-01545) es es la directora del equipo de psicólogos de Siquia. Cuenta con años de experiencia ayudando a pacientes y casi una década realizando psicoterapia por videoconferencia. Eso le ha permitido depurar un método de atención en Siquia que ha ayudado a cientos de pacientes a alcanzar sus logros. Prueba una sesión gratis y descubre cómo te puede ayudar a ti.
Solicitar cita

Compartir

Comentarios

No hay comentarios | Comentar