pensamientos intrusivos psicologoLo que nos diferencia de otros animales es el raciocinio, ahora bien, ¿es una suerte o un problema? En muchas ocasiones tenemos que dar gracias de que evolutivamente hayamos desarrollado el intelecto, pues gracias a él estamos sobreviviendo.

Si pensamos en ello, nos damos cuenta que físicamente no tenemos ni dientes, ni garras, ni tamaño lo suficientemente grande como para poder salir ilesos en la supervivencia, por tanto, la inteligencia es nuestro bien necesario para sobrevivir.

Pero, ¿y si esa inteligencia nos juega malas pasadas? No cabe duda, que las preocupaciones provienen de los múltiples pensamientos que nos vienen a la cabeza diariamente, pero ¿alguna vez nos limitan? Muchas personas responderían que sí.

Los pensamientos intrusivos son aquellos que se introducen en nuestra mente de forma involuntaria, por norma general, suelen ser negativos, y tienen la característica de que cuánto más pensamos en ellos, menos control y menos podemos quitárnoslos de la cabeza.

Es difícil cazar estos pensamientos, pues se disfrazan de verdad y de razones lo suficientemente graves como para pensar en ellos. No olvidemos que cuánto antes consigamos reconocer tales pensamientos, estaremos comenzando el inicio de nuestro cambio, de nuestra libertad mental.

Los pensamientos intrusivos entran en nuestra mente de forma involuntaria

Incluso, este tipo de pensamientos negativos nos influye de manera directa en la percepción de nuestro ambiente y en la visión que tenemos de nosotros mismos. Es decir, si pensamos una y otra vez que no vamos a ser capaces de realizar algo porque lo vemos demasiado complicado, la consecuencia será la incapacidad de lograr ese objetivo y la creencia de que nunca seremos capaces de hacer nada parecido. Esto va directamente hacia la disminución de nuestra valía personal.

Nadie ha dicho que el control de estos pensamientos sea fácil, pero lo que está claro es la necesidad que tenemos de controlarlos. Muchas técnicas psicológicas están destinadas al control de estos pensamientos y a manejar las preocupaciones como lo que son.

La mejor recomendación es que comencéis a pensar en aquellos pensamientos que os pueden limitar y acudir a los especialistas que os pueden ayudar y enseñar. Al fin y al cabo, aprender siempre es mejorar.