¿Cómo frenar una crisis de identidad?

> > >

Compartir

¿Por qué estoy aquí? ¿A dónde voy? ¿Quién soy? Estas son algunas preguntas que se puede llegar a hacer una persona que está sufriendo una crisis de identidad.

A veces las personas, mayoritariamente los adolescentes, pasan por periodos de incertidumbre personal con un punto tan alto de obsesión que causan una ansiedad prolongada.

¿Qué es la crisis de identidad?

Una crisis de identidad está caracterizada por una serie de pensamientos y de otros procesos cognitivos. Las personas que pasan por una crisis se cuestionan el sentido de la propia existencia, pensando en el pasado y en el futuro, sumándole así un malestar emocional.

Es común que una persona que está sufriendo una crisis se pregunte por qué está en el mundo, a dónde va o quién es. El no saber quiénes son o a dónde van les provoca una obsesión difícil de manejar.

Es frecuente que este tipo de crisis ocurran en adolescentes, ya que son aquellos que aun están formándose y no saben quiénes son, es decir, su personalidad y su rol aún no está definido.

Sin embargo, esto puede ocurrir a cualquier edad y en cualquier momento de la existencia según Vanesa Fernández, psicóloga especialista en emociones. 

A veces puede darse por factores externos como un divorcio o un despido de trabajo, y otras veces por factores internos, simplemente por estar en un momento en el que la persona no se siente ubicada y no sabe a dónde se dirige su vida.

crisis de identidad

La crisis de identidad suele ser pasajera, es más, es un desequilibrio emocional que si se trata bien puede llegar a hacer crecer a la persona de forma mental.

No obstante, si no se maneja bien puede llegar a producir un desequilibrio emocional difícil de controlar. En ese caso lo común es evaluar la existencia de problemas emocionales que sean la base de la crisis, como puede ser un trastorno del estado de ánimo.

¿Por qué se produce la crisis de identidad?

Como hemos mencionado antes, una crisis de identidad no dura un par de días, sino que es un periodo prolongado de tiempo en el que la persona se hace ese tipo de cuestiones sobre su existencia. El caso es que este tipo de crisis vital puede darse por diversos factores:

-Cambios inesperados: Un divorcio, una pérdida de un ser querido, un despido de trabajo, mudarse a otro país… Es decir, cambios fuertes que pueden desequilibrar mentalmente a la persona.

-Adolescencia: Es una etapa de cambios personales y físicos que muchos adolescentes no están preparados para afrontar. El ir al instituto, hacer nuevas amistades, integrarse en la sociedad y crear una nueva identidad son algunas tareas que le pueden resultar difíciles.

– Conocerse a si mismo: Suele darse cuando la persona tiene que tomar una decisión importante y no se ve preparada porque no conoce sus valores personales y no es capaz de tomar una decisión con claridad. En ese momento se entra en bucle, ya que la persona siente que no sabe quién es y no sabe qué decisiones tomar por lo que entra en un conflicto consigo mismo.

crisis de identidad

Síntomas de una crisis de identidad

Aunque la crisis de identidad no se puede diagnosticar, ya que no es considerada un trastorno, si se puede observar su manifestación clínica cuando los pacientes acuden a consulta. A veces puede derivar en un trastorno como una depresión por lo que es conveniente saber identificar los primeros rasgos.

Al no poder ser diagnosticada complica saber cuándo se está pasando por una situación así, pero entre los síntomas más comunes se encuentran:

  • Pensamientos negativos sobre su existencia. ¿Quién soy? Me siento desmotivado, nada tiene sentido.
  • Alto nivel de ansiedad debido a este tipo de pensamientos.
  • Intenta encontrar una respuesta pero sin éxito, se siente perdido.
  • Siente un malestar continuo que no le permite hacer su vida de forma normal, es decir, no quiere salir, no puede estudiar o trabajar, no sabe tomar decisiones…
  • Todo le provoca una sensación de soledad y vacío.
  • No sabe lo que quiere y por ello no puede tomar decisiones.
  • Inestabilidad emocional. Un día bien y otro mal.
  • Sensación de no estar preparado para afrontar los cambios sobre su vida.

Prueba una sesión gratis

Descubre cómo la terapia online te ayuda a controlar la ansiedad, anticiparte a las crisis y adquirir las herramientas necesarias para enfrentarte a ella desde el control.

Pedir cita

Consecuencias

El principal problema de sufrir una crisis de identidad es el malestar emocional que atraviesa el paciente, algo que puede incrementar la propia crisis. Está caracterizado por un sentimiento de tristeza constante, falta de ilusión, ansiedad y desesperanza. Es un sentimiento de negatividad que hace que todo se tiña de colores oscuros.

Además, esto se suele asociar a la irritabilidad de la persona, lo que puede dar lugar a problemas con su familia, amigos o pareja. También produce una alteración en la persona, en su funcionamiento diario, lo que puede conllevar a problemas laborales o si se trata de un adolescente, académicos.

Cuando una persona sufre una crisis vital lo más común es que esto se desencadene en ansiedad y depresión, por lo que es importante que acuda a un profesional rápidamente antes de que más áreas de su vida se vean afectadas. Para ello, es indispensable la ayuda de familia o amigos.

Cómo abordarla

Cuando alguien pasa por una crisis de identidad lo mejor es darse tiempo, no es una tarea sencilla y requiere paciencia y esfuerzo. Para ello, la psicóloga Marissa Glover menciona algunos consejos que puedes seguir:

  • Percibir la crisis como una oportunidad. Hay que ver el lado bueno de las cosas, las crisis son oportunidades que tienen las personas para evolucionar y aunque se pueda percibir de forma negativa, las crisis son buenas para conocernos a nosotros mismos y para darnos cuenta de la capacidad que tenemos para afrontar las cosas. Una crisis nos enseña nuevas formas de actuar entre otras cosas.
  • Ten confianza en ti mismo. Aceptarse y quererse porque eso es lo fundamental para poder afrontar momentos como estos que nos generen malestar.
  • Plantearse nuevos objetivos. Si esta situación ha hecho que perdieras la ubicación de tu vida y de tus objetivos es hora de agarrarlos de nuevo y perseguirlos. Aunque parezca complicado y de un poco de miedo, también puedes plantearte unos nuevos que siembren la motivación y den sentido a tu vida y a todo lo que hagas.
  • Autodescubrimiento. Lo mejor para estas situaciones es trabajar con un profesional para que nos ayude a conocernos a nosotros mismos y saber cuáles son nuestros valores, metas, ideales…
  • Aceptar los cambios. Hay que perder el miedo y afrontar esos cambios, ya que si no lo haces no podrás desarrollarte ni aumentar el bienestar emocional, te estancarás otra vez y esta vez será más complicado recomponerse.

Si crees que estás pasando por una crisis de identidad, en Siquia te podemos ayudar.

Imagen de Paula Parra Maté
Sobre Paula Parra Maté Licenciada en Periodismo por la Universidad de Valladolid. Soy alegre y muy risueña, me gusta informarme e informar a los demás, aprender cosas nuevas y dar lo mejor de mí en cualquier ámbito de mi vida. Mi objetivo es llegar a ser alguien importante en el mundo de la comunicación.
Solicitar cita

Compartir

Comentarios

Ver 1 comentarios | Comentar