Cómo convencer a mis padres de que me dejen ir al psicólogo

> > >

Compartir

En muchas ocasiones no resulta sencillo admitir que se necesita la ayuda de un profesional para solucionar un problema. En otras, lo difícil es exteriorizarlo a la gente de tu entorno y recibir apoyo. Acudir al psicólogo cuando eres menor de edad tiene otros obstáculos como que se requiere la autorización escrita de ambos progenitores, pero hoy vamos a decirte cómo convencer a tus padres para que te dejen ir.

¿Puede un menor de edad ir al psicólogo sin comentarlo con sus padres?

Lo primero que hay que saber es que si eres menor de edad y quieres acudir a un psicólogo necesitas el consentimiento de tus padres. Un psicólogo no puede atenderte sin esta autorización. En estos casos cabe la posibilidad de acudir a un médico de cabecera para que pueda intervenir, quizá, en el problema. Será una manera de estar con tus padres y hablar sobre lo que te preocupa en un «entorno sanitario».

No obstante, siempre puedes hablar con tus progenitores y comentarles la situación para convencerles de que consideras que necesitas ayuda psicológica. ¿Cómo puedes hacerlo? Aquí te dejamos unos consejos.

7 consejos para convencer a tus padres de ir al psicólogo

1. Sé directo y muestra seguridad en tus palabras

La mejor manera de explicar tu situación es ser directo y explicarles sin rodeos el motivo por el que consideras que necesitas hablar con un profesional. Describe el momento que estás experimentando y las causas que te han llevado a tomar esta decisión.

Sé rotundo y muestra tranquilidad y seguridad. Sabes mejor que nadie lo que es bueno para ti, por lo que transmitir firmeza en tus palabras hará que tus padres estén convencidos de que es una buena solución.

2. No explicar los motivos no te quita credibilidad

Muchas veces el motivo por el que se acude a consulta es por no conocer la causa del malestar. Si no sabes explicar las razones por las que quieres ayuda de un profesional o directamente no las conoces, no te preocupes. No explicarlo no te va a quitar credibilidad.

Describe tus síntomas, malestar y pensamientos. Diles a tus padres que no te sientes bien y no sabes cómo expresarlo. Es una situación complicada, pero hazles saber que realmente necesitas solucionar ese estado, ya que por ti solo no has podido.

3. Mantén la calma y explica lo que puedas

Contar que necesitas ayuda externa a veces abre un debate o un interrogatorio. No dejes que cuestionen tu decisión o tu situación. Si estás seguro de que acudir al psicólogo va a ser beneficioso para ti, explica tu justificación. En el caso de que tus padres no estén por la labor de escucharte da por concluida esta conversación manteniendo la calma. Más adelante puedes abordar de nuevo el tema.

4. No dejes que minimicen tus problemas

Al igual que pueden cuestionar tu decisión, también pueden restar importancia al motivo de deseo de acudir al psicólogo. Es habitual escuchar frases como “estar ocupado al fin y al cabo significa estar estresado, es normal”, “a tu edad es normal este tipo de sentimientos, no pasa nada”, “no seas exagerado, solo es una etapa, ya se pasará”.

Si recibes ese tipo de respuestas con las que minimizan tus problemas, intenta hacerles saber que esas situaciones y dificultades te están dañando y no sabes manejarlas. Pedir ayuda no está mal y contar con la guía de una persona especializada te es beneficioso para estar bien.

ir al psicólogo

5. Planea tu discurso

Es normal que si estás nervioso por expresar tu idea puedas tartamudear o explicarte mal. Por eso, puedes plantear el discurso que vas a darles para convencerles. Crea un hilo de conversación en el que no te dejes información en el tintero.

Puedes buscar información sobre el tema y hacer, incluso, una presentación para que sepan que no es una idea fugaz, sino una decisión muy meditada. Al igual que mostrar firmeza, reflejar interés en esta cuestión también te ayudará a convencerles.

Enseñarles que cada vez es más común ir a un psicólogo y presentarles alternativas económicas puede convencerles.

Prueba una sesión gratis

Resuelve tus inseguridades, miedos y mejora tu autoestima con la ayuda profesional de un psicólogo experto en terapia por videoconferencia.

Pedir cita

6. No le des demasiadas vueltas y hazlo

No gires sobre el mismo tema y actúa. Sienta a tus padres y comienza la charla. No dejes pasar el momento si consideras que es urgente solicitar ayuda. Cuánto más tiempo pase, más recurrentes y graves serán los síntomas.

Échale valor y coméntales la situación. Expresa todos tus sentimientos y las razones por las que crees que un psicólogo es parte de la solución.

7. Elige un buen momento

Escoge el mejor momento para decirles a tus padres que necesitas un psicólogo. Por mejor momento nos referimos a un estado de relajación en el que puedan mantener una conversación larga y relajada. No lo hagas cuando tienen prisas o están distraídos.

Esta charla requiere atención y tienes que expresarte con tranquilidad por lo que es adecuado que lo hagas en casa en un momento íntimo.

Aunque pueda parecer difícil explicar la situación a tus padres, lo mejor es que lo hagas en cuanto creas oportuno. Convencerles de que necesitas ayuda psicológica no es imposible. A base de comunicación terminarán sabiendo que es lo mejor que te conviene para solucionar tus problemas.

Para comenzar el tratamiento psicológico puedes contar con Siquia, donde la primera sesión es gratuita. Si el rechazo de tus padres es causado por el precio de las sesiones psicológicas, la terapia online es más económica y accesible para un mayor público. No dudes en tomar medidas ya, pide tu cita gratuita.

Imagen de Laura
Sobre Laura Periodista especializada en los Nuevos Medios Interactivos y el Periodismo Multimedia

Compartir

Comentarios

No hay comentarios | Comentar