Cómo aumentar el deseo sexual: sigue estos consejos de una psicóloga

> > >

Compartir

¿Evitas tener relaciones sexuales? ¿Sientes que tienes que cumplir con tu pareja? ¿Te sientes incómoda con la situación? ¿Te dan miedo las relaciones sexuales y lo vinculado a ellas? Las ganas de acostarse con una persona pueden disminuir, además, sin motivo aparente, por eso, vamos a darte una serie de recomendaciones para aumentar el deseo sexual.

Aumentar el deseo sexual, ¿qué puedo hacer?

En muchas ocasiones el apetito sexual, la llama y la chispa en la cama disminuyen y puede que no sepas ni por qué. Si esta situación ya causa cierta preocupación por sí sola, el desconocimiento del motivo añade una mayor inquietud. Todo ello, a veces, deriva en un gran dolor de cabeza que te bloquea aún más.

Entonces, ¿qué puedo hacer para salir de este bucle y relanzar mi apetito sexual con mi pareja o amante? Lo primero de todo, debes tener presente en todo momento la regla de oro que Cristina Pérez, psicóloga de Siquia, ha subrayado: toda obligación mata el deseo.

¿Todos los sábados tenéis que tener relaciones sexuales? ¿Os habéis marcado como objetivo acostaros un mínimo de tres veces por semana? ¿Siempre tenéis que realizar ciertas posturas sexuales? Determinar de antemano todo ello es un gran error.

aumentar el deseo sexual

Toda obligación mata el deseo

Marcarse objetivos -obligaciones- en la cama es algo común que muchas parejas establecen con la intención de mantener la llama encendida. Esta idea está muy extendida, pero es errónea.

Obligarte a tener sexo con tu pareja no va a aumentar el deseo sexual, de hecho, todo lo contrario, es contraproducente. ¿Por qué? Es muy simple. Te lo vamos a explicar mejor con un ejemplo:

Hay un tipo de galleta que no te gusta. No te gusta nada. Sin embargo, decides que debe gustarte y te obligas a comerla. ¿Crees que te acabará gustando? Sinceramente, no. Lo más seguro es que generes hasta cierto rechazo y asco por ese tipo de galleta.

Esto mismo sucede si te fuerzas a mantener relaciones sexuales cuando las ganas son nulas y el deseo sexual muy bajo. La solución no se encuentra en esta vía.

Si esta no es la solución, ¿cuál es? Para ir dando pasitos hacia el éxito coge papel y boli y anota las cosas que consideras que te limitan, te frenan y disminuyen tu deseo. Es importante hacerlo sobre papel, esto ayuda a ser más consciente de la idea escrita.

Prueba una sesión gratis

Resuelve tus inseguridades, miedos y mejora tu autoestima con la ayuda profesional de un psicólogo experto en terapia por videoconferencia.

Pedir cita

Ideas comunes, pero equivocadas

Para poder ponerle solución a esta situación hay que encontrar la raíz del problema. ¿Cuáles son las ideas más populares respecto a las relaciones sexuales en una pareja?

Basándose en la experiencia de su consulta, Cristina Pérez señala que los pensamientos generales son los siguientes:

  1. Las mujeres no sienten placer, es decir, no tienen orgasmos.
  2. Los hombres siempre tienen un gran deseo sexual. Sus ganas de mantener relaciones siempre son elevadas y, de no ser así, es porque no sienten atracción por la otra persona.

A pesar de ser ideas extendidas, están al margen de la realidad. Son pensamientos que invitan al error y que pueden llegar a aumentar el problema.

No obstante, estas no son las únicas cuestiones equivocadas. Otra idea errónea frecuente es considerar que siempre hay que disfrutar por igual en todas las relaciones sexuales. Creer eso va a hacer que tu deseo decaiga.

Todo se aprende, incluido el sexo

De manera general se considera que el sexo es una práctica simple que viene de serie con el ser humano. Error. Como todo en esta vida, el sexo se aprende.

Al igual que si quieres aprender un idioma, tienes que estudiarlo, si quieres mejorar en la cama para aumentar el deseo sexual, tienes que buscar, leer, investigar y ver. Cuánto más tiempo dediques a aprender, mas disfrutarás de las relaciones sexuales.

En esta línea, uno de los consejos más comunes entre amigos para desenvolverse en la cama es: «fluye, relájate, déjate llevar». La realidad es que cuanto más oímos eso, menos deseo vamos a tener.

Si tu pareja siente poco deseo sexual y quieres animarle a aumentarlo, evita este tipo de comentarios, no impongas una obligación y no hables de cantidades. Esto no va a funcionar.

Siéntete apetecible y utiliza los cinco sentidos

En el ámbito sexual, si quieres que te coman, piensa si tú te comerías a ti mismo, ¿te resultas apetecible? Si consideras que no, puedes revisarlo y ponerle solución. Es muy común que el paso del tiempo y el exceso de confianza hayan influido en el apetito sexual.

¿Cómo me puedo sentir más deseada? Utiliza otro tipo de ropa o lencería, échate colonia, péinate de la manera en la que te veas más guapa, etc. Hay una serie de pasos que con el tiempo se dejan de lado por la rutina y la confianza. Retoma la magia y la chispa con simples medidas.

Para aumentar el deseo sexual, al igual que te tienes que sentir sexy, también debes utilizar los cinco sentidos. No apagues las luces y observa a tu pareja.

¿Cómo sé si tengo poco deseo sexual?

Para conocer tu apetito sexual, debes responder las siguientes cuatro preguntas:

  1. ¿Sientes que tienes que cumplir, disfrutar más y hacer disfrutar más a tu pareja?
  2. ¿Evitas tener relaciones sexuales, te da pereza, llegas más tarde al lugar de encuentro o a la cama?
  3. ¿Te sientes incómodo durante el sexo, te da asco, rechazo?
  4. ¿Te da miedo las relaciones sexuales y todo lo que tiene que ver con ellas?

Si tu respuesta en alguna de estas preguntas ha sido un sí, te recomendamos que te plantees todo lo explicado anteriormente.

Los cambios, las innovaciones, las introducciones de nuevas posturas, todo ello va a invitar a una mayor diversión, disfrute y relajación durante el acto. Infórmate, lee, investiga y prueba cosas nuevas que relancen el placer en el sexo.

Si te has sentido identificada con más de una de las preguntas anteriores, puedes solicitar una cita gratuita en Siquia para analizar la situación y ponerle solución. Puedes hacerlo en el siguiente formulario.

Imagen de Andrea Fernández
Sobre Andrea Fernández Soy Andrea Fernández Rodríguez, estudiante de periodismo en la Universidad de Valladolid. Tengo 21 años, y en un futuro no muy lejano me gustaría trabajar en el mundo del periodismo y la comunicación. Me gusta mucho aprender cosas nuevas, y tengo un gran interés por la psicología.
Solicitar cita

Compartir

Comentarios

No hay comentarios | Comentar