El mundo cambia y las empresas también: así son los nuevos líderes de las compañías del futuro

> > >

Compartir

Hace años que la era digital vino para quedarse, pero muchos miraron para otro lado y cruzaron los dedos, esperando que se fuese tan rápido como había venido. Incluso en las empresas, muchos líderes se negaban a hacer frente a los cambios, anclados en el papel, en el fax y en una tradición que daba ya sus últimos coletazos. Si el siglo XXI venía anunciando la supremacía de lo digital, los cambios acaecidos este último año no han hecho más que afianzarla en su trono y confirmar lo que ya estaba más que sabido: lo digital es el futuro y, le pese a quien le pese, también el presente.

La pandemia trajo horrores, pero también dio a las empresas la oportunidad de probar y probar hasta superar los errores. El teletrabajo vaticinaba una forma de organización diferente, donde equipos deslocalizados podrían trabajar desde la comodidad de sus casas por medio de internet, con todos los recursos posibles a su alcance, almacenados en la nube, y con los sentidos puestos en infinidad de frentes. Seguramente si te preguntamos ¿Tu trabajo sigue siendo igual que hace dos años? La respuesta sea no.

Y, aunque lo digital ofrece infinidad de oportunidades para aquellos dispuestos a adentrarse en el cambio, son muchos los líderes que que asisten asustados a una transformación que amenaza con llevarse cientos de negocios por delante. Si eres uno de esos líderes, continúa leyendo y no desesperes: tenerle miedo al cambio es humano. Tu mente se acostumbra a la rutina, a aquello que llevas muchos años haciendo, y te hace creer que el cambio puede llevarte al fracaso. Y tiene razón.

Sin embargo, tú también puedes cambiar al mismo ritmo que lo hace el mundo y convertirte en un nuevo líder. Quizás pienses que el liderazgo es innato y, en parte, ciertas de tus cualidades como líder pueden serlo: hay personas que, desde bien pequeñas, parecen tener un don para la organización, para las relaciones interpersonales o para la comunicación. Sin embargo, todas las aptitudes del líder pueden ser aprendidas. También puedes aprender a ser un nuevo líder, un líder más humano, adaptado a esos equipos y empresas que renacen más fuertes de la adversidad.

¿Cómo son los nuevos líderes?

Con «nuevos líderes» nos referimos a esos jefes que han sido capaces de abandonar la rígida jerarquía de épocas pasadas y se han lanzado al mercado con ganas renovadas, capaces de sacar el máximo partido a equipos digitalizados, sí, pero también llenos de talento humano.

La crisis económica que nace de la otra crisis, la sanitaria, puebla las pesadillas de muchos empresarios, que batallan para hacer frente a los cambios al mismo tiempo que intentan mantener tanto la estabilidad económica de sus negocios como el bienestar y la salud de sus equipos. Si notas que los efectos de la crisis están haciendo mella en tu salud mental, no dudes en buscar ayuda psicológica.

Prueba una sesión gratis

Aprende a gestionar la presión y el estrés con la ayuda profesional de un psicólogo.

Pedir cita

Sin embargo, muchos otros han sido capaces de superar los retos, adaptándose a los nuevos tiempos e incluso saliendo reforzados. Se trata de personas flexibles y empáticas, capaces de hacer de sus empresas espacios para el bienestar, donde sea posible cultivar el talento.

Las características de los nuevos líderes

  • Son innovadores: atrás quedaron los planes a largo plazo y las estrategias rígidas, capaces de funcionar en un mercado que se movía a paso lento, pero seguro. Los mercados se han digitalizado y también lo han hecho los usuarios. Y, en la red, todo puede cambiar en cuestión de segundos. Los nuevos líderes son capaces de otear las transformaciones de la red y de adaptarse a ellas, en un proceso de innovación constante. Si luchas contra la innovación, te acabará sobrepasando, si te dejas llevar, podrás encontrar esos pequeños huecos donde tu empresa crecerá.
líderes
  • Son flexibles y también humildes: seamos sinceros, la jerarquía empresarial no dejará de existir por mucho que las circunstancias cambien, pero los nuevos líderes son capaces de reconocer el talento y las capacidades de su equipo y, por lo tanto, saben delegar. Son conscientes de las fortalezas de cada uno de los miembros del equipo y, si es necesario, incluso cederá su poder en momentos concretos a quien sabe más que él.
  • Son humanos: y, como humanos, se saben capaces de errar, pero también de aprender de los errores. Son individuos con una buena inteligencia emocional, capaces de entender lo que su equipo necesita y también sus propias emociones. Se trata de líderes capaces de controlar las emociones negativas para no poner en jaque la productividad y que pueden mantenerse fuertes y motivados ante los inconvenientes. De cara al equipo, serán capaces de actuar con empatía, practicando la escucha activa con sus empleados y ayudándoles a prosperar en el entorno empresarial. Daniel Goleman, estudioso de la inteligencia emocional, afirma que «lo que hará que seas un gran líder, no tiene que ver con lo que aprendes en el colegio, las habilidades que te distinguirán está en el campo de la inteligencia emocional«.
empresas
  • Cultiva el talento: el nuevo líder cree en la finalidad de su empresa, de sus productos y de sus decisiones y transmite su fe a quienes les rodean. Hace de la empresa un lugar agradable, donde se puede crecer y aprender sin dejar de lado los valores y, por supuesto, sin dejarse la salud mental en el intento. Hace que sus empleados se sientan ilusionados, queridos, valorados e imprescindibles y genera confianza allá donde va.

Atrás quedaron los líderes todopoderosos e inamovibles, esos que concentraban todas las decisiones en su persona y que movía todos y cada uno de los hilos de la empresa. Es hora de ser líderes nuevos, capaces de adaptarse a la deriva cambiante de nuestra sociedad y hacer de cada empresa algo mejor, algo capaz de sobrevivir ante la inmensidad de un futuro incierto, pero siempre digital.

Prueba una sesión gratis

Imagen de Lucía Lorenzo
Sobre Lucía Lorenzo Lucía Lorenzo es una estudiante del último curso de Periodismo en la Universidad de Valladolid, donde descubrió su gran interés por los temas relacionados con la salud, especialmente con la salud mental, la gran olvidada en las enseñanzas universitarias. Entre sus inquietudes se encuentran el feminismo y los derechos LGBT. Ganadora de un premio de relato corto en el año 2013, disfruta escribiendo tanto noticias como ficción.

Compartir

Comentarios

No hay comentarios | Comentar