¿Con lo mucho que nos queremos porque no paramos de discutir? Muchas parejas se hacen esta pregunta en épocas en las que ya sea por demasiado estrés, fuertes cambios vitales o exceso de inseguridad, las discusiones están a la orden del día. Ya que no hay nada más molesto que discutir con la persona que más quieres muchos recurren a la mediación y terapia de parejas cuando esta situación se alarga en el tiempo.

En este post vamos a darte 7 consejos para que no discutas tanto con tu pareja, aunque las pequeñas discusiones provocadas por la convivencia o el día a día son normales e incluso saludables, hay que saber gestionarlas para que nunca dejen de ser lo que son; meras discusiones leves sin importancia.

Foto: Guioteca
Foto: Guioteca

 

Escucha

Este es posiblemente uno de los puntos más importantes. Cuando estamos en medio de una discusión estamos tan centrados en decir lo que pensamos que nos olvidamos de escuchar lo que la otra persona nos está diciendo. Esto es un gran error ya que una discusión nunca se solucionará si ambas partes no están dispuestas a escuchar al otro.

No insultes

Esto puede parecer evidente pero hay gente que pierde los nervios de tal forma que comienza a insultar o juzgar a la otra persona de forma hiriente. Acuérdate de que hay heridas que son muy difíciles de cerrar, así que no te dejes llevar por el calentón y evita que tu pareja se pueda sentir ofendida.

Buscar la raíz del problema

Muchas parejas discuten sobre tonterías porque nunca han sido capaces de encontrar el problema de fondo. La clave está en identificar ese problema base para solucionarlo y así dejar de discutir sobre estupideces en el futuro.

Asumir que no siempre tienes la razón

Este punto es muy duro para algunos, no tanto para otros, pero seas como seas tendrás que asumirlo. Eres humano, en ocasiones te equivocas y no siempre vas a tener la razón, es así. Prepárate para que en algunas discusiones tengas que darle la razón a tu pareja y aparcar la discusión ahí. Sé sincero y honesto contigo mismo, esto no es una competición en la que se gana o se pierde.

Olvidar

El rencor y remordimiento te van a servir más bien de poco. Hay cosas que es mejor olvidar, deja atrás las discusiones pasadas o las tonterías por las que te sentiste atacado y mira hacia delante.

Darse un espacio

Cuando estamos pasando por una época de muchas discusiones es aconsejable darse un poquito de espacio, para que las cosas se enfríen un poco. Esto no quiere decir que os tengáis que separar pero quizás sí daros más horas al día en soledad para reflexionar o para incluso echar de menos a la otra persona.

Comprometerse

Cuando se trata de dos personas de carácter fuerte es casi inevitable que las discusiones abunden. Es por eso que debemos comprometernos en esforzarnos por no discutir. Después de un tiempo identificareis fácilmente por donde saltan las discusiones, así que sencillamente evitar esos temas o solucionarlos cuanto antes.

¿Qué otros consejos darías tú para evitar las discusiones en pareja?